LLÁMANOS   (+571) 3228328 - 5260936 whatsapp(+57) 3213024788whatsapp(+57) 3212169961 whatsapp(+57) 3168720838
Afrocolombianidad
  • 23/05/2019
  • PorDaniela Baptista
  • Blog
  • 0

Afrocolombianidad ¡Feliz 21 de Mayo!

Afrocolombianidad ¡Feliz 21 de Mayo!
5 (100%) 15 voto[s]

¡Hola, mis estimados! Me pillaron escuchando musiquita. Ustedes creerán que soy muy dado a escuchar música, que me la paso en esas. Sí y más o menos, como suele decir un amigo para despistar. Es que sí, en efecto me gusta mucho la música, de casi todo tipo (con muy pocas excepciones). Disfruto de las composiciones que encierran mensajes significativos (como algunos ya habrán notado), pero también de los ritmos pegadizos como Afrocolombianidad. Sin embargo, aunque cueste creerlo, no me la paso escuchando música muy a menudo. Cuando estoy solo, generalmente prefiero el silencio. Se llevan bien ese par, la soledad y el silencio. El silencio que se puede disfrutar en un paraje natural, como nuestras fincas en Calima.

Cabe destacar que para mí también es toda una revelación esto que les estoy contando. Porque, además, ¿cuántos de ustedes se habían puesto a pensar antes qué tanto prefieren el silencio en la soledad? Algunos (los que prefieren tener música siempre, quizás) sabrán por instinto que no se llevan bien con el silencio. Pero, en definitiva, es de esas cosas que uno rara vez piensa. A menos que se lo planteen en un espacio como este: cuando estás solo prefieres ¿música o silencio? Te puedo asegurar que sea música o silencio, en nuestras fincas en Calima disfrutarás de ambos igualmente. Ahora, claro, hay momentos bien definidos en los que prefiero escuchar música antes que la voz de mis propios pensamientos. Y seguro, varios estarán de acuerdo conmigo en esto también.

fincas en Calima

Un regalo melodioso…

En ciertas ocasiones (en la mayoría), una melodía puede servir como banda sonora de la película de la propia vida. Un día melancólico será maravillosamente acompañado con alguna balada que nos haga suspirar (todavía más). Una jornada alegre puede ser aderezada con algo de música tropical o un rock que nos motive al movimiento. El recuerdo de esa persona especial puede hacerse más real mientras escuchamos alguna canción que la evoque con más fuerza. La música es una compañera invaluable, un dulce tesoro que jamás podremos acabar de agradecer. Tenerla cerca es una bendición que no podemos calcular, imponderable. ¿Qué sería de nuestra vida sin la música? Esa compañera que hace de la existencia algo menos duro, más colorido, más bello.

Hay quienes disfrutan más con el ritmo, la melodía, con los sonidos propiamente dichos. Los entiendo y acepto que de eso se trata la música. También de eso, quiero decir. Les contaba más arriba que, de manera especial, mi interés se centra en las letras de las canciones que suelo escuchar. Así, por ejemplo, en entradas anteriores habrán notado algunas canciones que son (además de joyas musicales) verdaderos poemas.  Algunas otras son manifiestos de vida, declaraciones de identidad, discursos políticos o lecciones históricas. Lo admito, esas letras me fascinan. Soy un cazador de letras de canciones que alberguen entre sus cadenciosos sonidos, mensajes que trasciendan su propio empaque. Palabras e informaciones que se queden más que los escasos minutos en los que suena el reproductor, eso busco.

fincas en Calima

Letras profundas, ritmos pegadizos…

El Joe Arroyo logró eso muchas veces. Hoy (como ya lo notaron), traje a colación una de sus canciones más famosas. Es por demás revelador que empiece hablando de lo que espera con ese tema, el objetivo de su composición. Me sorprende, sin embargo, que la elocuencia de esa historia pase desapercibida para muchos, aún hoy. Convengamos, es una salsa portentosa, por supuesto que dan ganas de mover el esqueleto. La forma como el Joe incitaba a bailar con sus canciones no tiene discusión. Sí, su música es una invitación constante al bailoteo, a desfogar todas las energías en la pista. No obstante, las letras de sus canciones merecen capítulo aparte.

Esta en particular, que se llama «Rebelión» es toda una delicia. Combina magistralmente una sencilla situación cotidiana con un momento histórico fundamental. Une el desgarrador testimonio de la triste práctica esclavista con la emotiva historia de un amor a toda prueba. En medio de los vergonzosos acontecimientos que suponían la venta de seres humanos, ¿cuántas infames historias quedarían en el olvido? Entre el siglo XVI y el XIX la llegada forzada de habitantes de África a América fue habitual. Llegaban en barcos que atravesaban el océano, venían en condiciones lamentables, sacados de sus tierras, separados de sus familias. Valorados como mercancía, como animales de trabajo, desembarcaban para ser exhibidos y negociados, vendidos y explotados. Eran el botín de los déspotas, eran presas del miedo.

Afrocolombianidad

El miedo vs el amor

Con suerte (¡mucha!), alguna pareja podría ser comprada por algún hacendado y de esa manera, permanecer juntos. Sería una fortuna que algo así ocurriera, que el amor sobreviviera al exilio, al penoso viaje, a la humillación. Se podría pensar que solo un guiño del destino daría la ventura de permanecer juntos aún en medio de la esclavitud. Así que Joe lo imaginó de esa forma. Si no lo permite la fatalidad, lo hace realidad el arte. Y en ese lance favorable del amor que nos pinta la canción, emerge la cruda realidad. El suplicio y la barbarie vuelven a decir presente. El orgullo, la ordinariez y el salvajismo quieren recordar que el idilio ahora yace en el corazón mismo del dolor. El miedo no desiste.

Era rutinario para entonces golpear a los esclavos. Se trataba de posesiones materiales que estaban sujetas al arbitrio del amo. En la canción, el propietario hace uso de la práctica común. Maltrata con el derecho que le otorga su dinero, con la fuerza que obtiene del terror del esclavo. La moneda del primer mundo infunde miedo, pero el amor puede ser más fuerte. El amor debe ser más fuerte. Con el amor es más fuerte. El amor es más valioso y más valiente. Por eso, el esclavo, el desposeído, el desarraigado, no puede callar ante la afrenta que le infligen a su Negra. Es su Negrita, su amor.

El miedo lo arrastró fuera de su tierra. Y él tuvo que acceder, guardar silencio. La barbarie lo convirtió en un objeto y, de nuevo, él enmudeció. La sociedad civilizada lo oprimió y con el miedo lo silenció. Pero el límite llega cuando amenazan al amor de su vida. La rebelión no se hace esperar. La libertad revienta en el alma. Y por eso, «aún se escucha en la verja: no le pegue a mi Negra». ¡Qué hermosa historia! ¡Qué inspiradora!

¡Feliz día de la Afrocolombianidad!

Mientras escribo esto, está terminando el día de la Afrocolombianidad. Sí, la Negrita será conmemorada cada 21 de mayo. Y es que en el año 1851 el presidente José Hilario López decretó el fin de la esclavitud. La vergonzosa práctica esclavista en nuestro país veía su fin. Adicionalmente, desde el año 2001 el Congreso de la República decretó este día como el de la Afrocolombianidad. Una jornada para reconocer el inmenso aporte social, cultural, económico, educativo, histórico, con que las comunidades afro nos han enriquecido. Una oportunidad para desterrar cualquier posibilidad de racismo en nuestro país, para abrazarnos como hermanos. 21 de mayo, un día para recordar que el amor es más fuerte que el miedo.

En Cali, las celebraciones se extienden desde el 16 de mayo. Esta iniciativa caleña ha sido bautizada como el Festival de la Herencia Africana y en 2019 llega a su quinta edición. Muestras culturales, artísticas, gastronómicas y mucho más hacen parte de este evento extraordinario. Una vez más, examinar nuestra historia y aprender de ella es una oportunidad de oro para ser cada vez mejores. El orgullo del que deben ser objeto nuestros hermanos afrodescendientes, es también el nuestro. Para todos ellos, nuestra admiración, respeto y cariño. En Fincas de turismo les deseamos a todos ¡Feliz día de la Afrocolombianidad! Ahora sí, ¡a bailar al son del Joe Arroyo!

¡Hasta la próxima!

Por: Dagoberto Garzón Q.

@Dagho82

Referencias

Daniela Baptista

Dejar Comentario

¡Suscríbete y Gana una Estadía Gratis!

Calendario

junio 2019
LMXJVSD
« May  
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930