LLÁMANOS   (+571) 3228328 - 5260936 whatsapp(+57) 3213024788whatsapp(+57) 3212169961 whatsapp(+57) 3168720838
cometas
  • 05/08/2019
  • PorDaniela Baptista
  • Blog
  • 0

Cometas en Villa de Leyva

¡Hola, de nuevo, amigos míos! Estamos de vuelta y traemos una nueva aventura para compartir contigo y con toda la familia de Fincas de Turismo. Te agradecemos, como cada vez, por seguirnos, leernos y acompañarnos en cada episodio que te proponemos para que disfrutes. Siempre es un honor y un privilegio que tomes en cuenta nuestros planes turísticos, que elijas nuestras ofertas vacacionales. Es un gran motivo de alegría que te alojes en nuestros Hoteles en Colombia. En esta oportunidad queremos ofrecerte una experiencia que te lleve más cerca de las nubes. Te vamos a presentar un plan que te mantenga con los ojos en el cielo.

Sin límites…

Sí, el cielo, ese lugar que evoca como ninguno la idea de libertad. El cielo, donde no existen obstáculos ni barreras; el cielo, donde las fronteras se desdibujan. Ya saben lo que suele decirse: «el cielo es el límite». Quizás eso sintieron los combatientes de la célebre batalla del 7 de agosto de 1819. Seguramente después de las largas caminatas, del frío de los páramos y el temor de la muerte, rozaron el cielo. Porque claro, la batalla del 7 de agosto fue la cereza del postre en una intensa jornada militar. Antes de la toma del Puente de Boyacá y la de la derrota de las fuerzas realistas hubo mucho sufrimiento.

También de esas escenas de sufrimiento emergen historias que nos hacen erizar la piel. El ejército libertador cruzando la cordillera oriental para hacerles frente a las tropas españolas. Hombres que, mal apertrechados, soportaron los gélidos vientos del páramo de Pisba, se convirtieron en héroes desde ese mismo instante. Algunos quedaron tendidos en el ascenso, exánimes por el descomunal esfuerzo, vencidos por el inclemente clima. Entregaron su vida como testimonio del compromiso irrestricto con la causa patriota. No los olvidaremos. Tampoco pasarán al olvido los habitantes de Boyacá que salieron a recibir a las tropas con mantas, ropa y comida. Así, la hueste libertadora cobró nuevos alientos para la trascendental campaña que se acercaba.

La historia victoriosa

Después de algunas escaramuzas, las fuerzas al mando del general Bolívar se lanzaron al ataque del ejército realista, replegado en Paipa. La posición de los españoles era ventajosa y mayor el número de sus hombres. Después de una intensa batalla, parecía que las tropas españolas se llevarían una importante victoria, hasta que aparecieron los lanceros. Al mando del coronel Juan José Rondón, catorce hombres a caballo y armados de lanzas se arrojaron al ataque. Las célebres palabras de Bolívar «¡Coronel, salve usted la patria!», siguen resonando a través de los siglos en honor a Rondón. Pero no solo para el audaz coronel, también para los valerosos lanceros inmortalizados en el monumento del Pantano de Vargas. Así se forjaba la leyenda de los «centauros indomables», que con vigor y osadía vencieron las armas del ejército opresor.

Así, con el ánimo resuelto que mostraron en Paipa, las tropas libertadoras llegaron a Tunja. Había que evitar que los españoles llegaran a Santafé. Tomando una posición privilegiada, los soldados al mando de Bolívar se adelantaron hasta el Puente de Boyacá. Una vez allí, lograron dividir las fuerzas realistas que cayeron vencidas en una batalla intensa, pero rápida e irrebatible. La libertad de América comenzaba a hacerse realidad. El 7 de agosto de 1819 las tinieblas de la «horrible noche» se empezaron a disipar. Los combatientes podían tocar con sus manos la independencia. A partir de ese día, los valientes soldados patriotas sintieron que tocaban el cielo.

Un bello y colorido homenaje

Acaso algo así se les debió haber ocurrido en la hermosa ciudad de Villa de Leyva hace casi 44 años. Y es que, en 1975 Villa de Leyva inauguró el Festival del Viento y Las cometas. Fue un 7 de agosto cuando por primera vez las cometas alzaron vuelo en esta hermosa ciudad colonial. Debió ser un hermoso tributo a los miles de valientes que acariciaron las nubes ese mismo día en 1819. El evento que se ha ido haciendo cada vez más popular hoy reúne multitudes en torno suyo. Un colorido despliegue de artefactos voladores puebla el cielo boyacense año tras año. Colombianos y extranjeros, niños, jóvenes, adultos y ancianos se dan cita cada año para ver el cielo poblado de colores.

La Plaza Mayor de Villa de Leyva es escenario perfecto para dar cabida a las innumerables cometas del Festival. Sus 14.000 metros cuadrados libres de obstáculos, cables de luz o árboles son el entorno ideal para disfrutar del espectáculo. Pero no es el único ámbito en el que las cometas se elevan al cielo. Otros espacios abiertos también son utilizados para dejar volar la imaginación en las alas de las cometas. Además de las exhibiciones, el Festival cuenta con un concurso altamente acreditado a nivel mundial. Son numerosos los participantes venidos de todos los lugares del mundo a participar con sus ingeniosas cometas. Las categorías son tan variadas como creativas las cometas de los competidores.

Cometas

De todos los tamaños y formas…

Así, por ejemplo, se pueden encontrar categorías infantiles y de cometas artesanales hasta categorías con cometas artísticas y de espectáculo. La diversidad de estos coloridos y ocurrentes artefactos voladores es casi infinita. De nuevo sigue vigente eso de que «el cielo es el límite». Y el firmamento de Villa de Leyva se convierte en un espectáculo multicolor que asombra a grandes y a chicos. Y lo mejor es que el entretenimiento no se queda solo en el cielo diurno de la ciudad. En la noche, cometas iluminadas resplandecen como estrellas en el usualmente despejado cielo villaleyvano.

Las cometas gigantes, las deltas, las de formas tridimensionales o los trenes acrobáticos, se roban una gran parte de la atención. Los diseños son importantísimos y en ellos la creatividad es decisiva, formas geométricas, de animales, personajes, vuelan sorprendiendo a la concurrencia. Cada estilo y tipo de cometa tiene su momento para destacarse en el Festival. El concurso tiene espacio para los equipos, los profesionales y los aficionados. Cometas tradicionales y acrobáticas son manejadas con destreza desde tierra para deleite del público y satisfacción de los participantes.

Hoteles en Colombia

Apresúrate a disfrutar…

Durante tres días amantes de estos juguetes voladores, así como fabricantes, expertos y curiosos en general disfrutan como niños. El vuelo de la cometa es eso, la ilusión infantil de encumbrarse por encima del mundo y disfrutar sin preocupaciones. Este año celebramos la versión número 44 del Festival del Viento y las Cometas y no te lo puedes perder. Entre el 17 y el 19 de agosto las cometas dirán presente en la bella ciudad colonial. Nuestros Hoteles en Colombia, en Villa de Leyva, están dispuestos para ti.

Tú y tu familia deben vivir esta extraordinaria experiencia y dejar que sus sueños se eleven con las cometas. Pregúntanos por nuestros planes vacacionales y pasa un extraordinario fin de semana lleno de color, viento y aventura en Boyacá. ¡Adelante, Villa de Leyva te espera! ¡Hasta la próxima!

Por: Dagoberto Garzón Q.

@Dagho82

Referencias

  1. Festival del Viento y Las Cometas de Villa de Leyva
  2. Festival del Viento y Las Cometas de Villa de Leyva 2018
  3. Villa de Leyva

Daniela Baptista

Dejar Comentario