LLÁMANOS   (+571) 3228328 - 5260936 whatsapp(+57) 3213024788whatsapp(+57) 3212169961 whatsapp(+57) 3168720838
Fiesta Nacional del Café
  • 16/06/2019
  • PorDaniela Baptista
  • Blog
  • 0

Fiesta Nacional del Café

5.0
04

¡Hola amigos y amigas de Fincas de turismo! Confío en que estén haciendo planes de disfrutar de las fabulosas oportunidades de turismo que hemos presentado estos días. Tunas, panela, tango, agradables climas cálidos, gente entrañable y preciosos lugares para recorrer y conocer. Nuestra agenda no se detiene y las posibilidades de deleitarse en los más diversos parajes se multiplican. Aquí en Fincas de turismo te proponemos sitios y planes para que disfrutes. Solo tienes que preparar tu maleta y lanzarte a la aventura. Déjate sorprender por las maravillas que te ofrecen las ciudades y municipios de Colombia, saborea sus exquisitas comidas, gózate sus fiestas. Elige hoy una de nuestras fincas en el eje cafetero y prepárate para asombrarte con el plan para esta ocasión.

Esta vez nos dirigimos rumbo a la zona cafetera, a una ciudad tranquila y amable. Te invitamos a la tibia tierra conocida como «Cuna de Poetas» o «La villa del Cacique». El plan turístico para esta oportunidad es en la hermosa Calarcá. A menos de cinco kilómetros de la capital del Quindío, Calarcá goza de las ventajas de ser una ciudad pequeña. Pero también tiene los privilegios de cualquier ciudad cosmopolita y turística. Un ambiente campestre y tranquilo se mezcla de forma extrañamente armoniosa con bienestares e infraestructuras urbanas. El evidente sosiego de lo rural se conjuga con el dinamismo de la pujanza diaria de las grandes metrópolis. Calarcá es, al mismo tiempo, refugio de serenas fincas cafeteras y de la intensidad de los negocios.


El inefable Willys

Rural y urbano son dos conceptos que se conjugan con maestría en Calarcá. Por eso, al igual que en casi toda la zona, su economía depende tanto de la agricultura como del turismo. El café, por supuesto es el producto por excelencia y su comercialización la base de los negocios. En una ciudad que es a la vez pueblo, también el medio de transporte es importante, particular y único. Calarcá es líder en el uso (y abuso) de los conocidos «yipaos». Nos referimos al clásico Jeep Willys, creado en el fragor de la Segunda Guerra Mundial. Con la intención de hacerlo multipropósito (General Purpose o «GP»), una de las más aceptadas teorías sobre el origen del nombre. Jeep, parecido a la pronunciación anglosajona de las iniciales «GP».

Más allá del origen de la marca, los Jeep Willys se produjeron con bastante ahínco para la guerra. Una vez terminada, el número de estos vehículos que quedó disponible fue superlativo. El fin de la guerra dejó a Estados Unidos demasiados Jeep. A Colombia llegaron en buena cantidad y fueron prontamente acaparados por los caficultores que vieron en ellos una oportunidad. No se equivocaron. Los Jeep se convirtieron rápidamente en el reemplazo de las mulas de carga. El transporte desde los cafetales a la ciudad se hizo más eficiente, más veloz. Estos vehículos creados para los avatares de la guerra, mostraron un gran rendimiento entre las montañas del eje cafetero.

Entre las montañas…

De ser usado para transportar armas, municiones o heridos en condiciones extremas, el Willys pasó a la agitada vida del campo. En las montañas de Colombia supo cargar productos agrícolas, animales, trasteos, insumos y pasajeros en las más arduas circunstancias. Plátanos, yuca, frutas, hortalizas, gallinas, camas, colchones, armarios y cuadros; pero, sobre todo café. Sacos y sacos de café que salen de las fincas encumbradas en las verdes y escarpadas montañas. Toneladas de sacos de café llevados para ser vendidos en la ciudad. De ese modo, los Willys se convirtieron en parte del paisaje oficial de la zona cafetera. Y hasta mudaron su nombre. No fueron más Jeep Willys, desde entonces y hasta hoy, son reconocidos como «yipaos» y sus conductores, «yiperos». Así, a pulso, se fueron constituyendo en parte fundamental de la economía y de la cultura quindiana.

Café

Hoy en día, siguen siendo usados para el rudo trabajo campesino. Para el transporte entre los sinuosos caminos de las montañas del Quindío, haciendo bailar un involuntario mapalé a sus viajeros. Para llevar y traer pasajeros de la ciudad a las fincas, de veredas y poblados a la urbe. Cada vez menos, es verdad, pero no por eso con menos entusiasmo y eficiencia. Como en sus primeros años, pero con renovados bríos. Por eso, se le rinde tributo en el marco de la Feria Nacional del Café que se celebra en Calarcá. Cada año, innumerables yipaos llenan las calles de la ciudad en una demostración colorida, alegre y ruidosa. Una oportunidad para volver a decir entre propios y turistas «¡presente!».

Un desfile colorido…

El desfile de yipaos es una de los eventos favoritos de quienes asisten a la Feria Nacional del Café. Además de la procesión de yipaos, los concursos hacen las delicias del público. Se trata de varias categorías, a cuál más divertida y excéntrica. Destacamos la que premia al yipao que lleve la carga de café más grande, una tradición particularmente honrosa. El concurso de coroteo campesino, que premia al que lleve mayor número de «corotos» o elementos propios de un trasteo. Este es especialmente divertido, al ver yipaos llevando cargas inverosímiles por la cantidad y variedad de corotos elegidos. Finalmente, el concurso de piques es fascinante, asombroso, imperdible.

De forma admirable, los yiperos logran levantar el yipao para que solo quede sostenido de sus llantas traseras. Pero avanzar en dos ruedas pronto fue poco para la sed de adrenalina de los competidores. Así que, además de mantener las llantas delanteras en el aire, los yiperos hacen girar el yipao sobre su propio eje. Es una maniobra arriesgada, pero digna de ser vista y disfrutada. Porque el drama y la diversión no terminan ahí. Los yiperos salen de la cabina y se ubican encima de esta o en el capó mientras el yipao sigue girando. Trompos sobre una de las llantas traseras que se roban la admiración y los aplausos enardecidos de los espectadores.

 

¡Vamos a Calarcá!

 

La Fiesta Nacional del Café nació en 1960, en tiempos difíciles para la región, debido a la violencia. A partir de allí, este evento no ha hecho más que crecer y traer paz y prosperidad a la región. Calarcá se convirtió en un paraje predilecto para los amantes de las actividades en torno a la cultura cafetera. La edición 2019 estará nuevamente llena de sorpresas, de actividades divertidas y de la tradicional calidez de la gente quindiana. Como cada año desde 1983, se realizará el Reinado Nacional del Café. Este evento corona a la representante colombiana al Reinado Internacional del Café, que se lleva a cabo en Manizales. La primera en llevarse la corona fue la señorita Tolima en 1983, ¡como era de esperarse! El año pasado, la ganadora del concurso fue la señorita Antioquia. Belleza y café.

Pero además de yipaos, concurso de belleza, música, baile, actividades lúdicas y mucho café, Calarcá celebra su aniversario de fundación. La fiesta está preparada, como cada año. Las muestras culturales y artesanales esperan por los visitantes. La mesa está servida y tú estás invitado. Prográmate para pasar unos días espectaculares de fiesta del 21 de junio al 1 de julio. Pregúntanos por nuestras Fincas en el eje cafetero y decídete a vivir completita la Fiesta Nacional del Café. Es una oportunidad extraordinaria para disfrutar con tu familia y amigos. ¡No te la puedes perder!¡Calarcá te espera!

¡Hasta la próxima!

Por: Dagoberto Garzón Q.

@Dagho82

Referencias:

  1. Calarcá (Quindío)
  2. Fiesta nacional del café
  3. Fiesta Nacional del Café
  4. Desfile del Yipao
  5. Jeep

Daniela Baptista

Dejar Comentario

¡Suscríbete y Gana una Estadía Gratis!

Calendario

julio 2019
LMXJVSD
« Jun  
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031