LLÁMANOS   (+571) 3228328 - 5260936 whatsapp(+57) 3213024788whatsapp(+57) 3212169961 whatsapp(+57) 3168720838
ecológico
  • 08/07/2019
  • PorDaniela Baptista
  • Blog
  • 0

Lo Ecológico en el Día Internacional de las Tecnologías Apropiadas

¡Hola, mis apreciados amigos! Nuevamente les damos la bienvenida a este espacio dedicado al turismo. Corrijo, les damos la bienvenida a este espacio dedicado a ustedes y al turismo. Porque no tendría ningún sentido este blog si ustedes no lo visitaran. Si no leyeran y dejaran sus comentarios carecería de todo objetivo investigar y preparar los mejores planes para que disfruten. Cada lugar, alquiler de fincas, plan vacacional o turístico que presentamos es revisado con detenimiento y calidad. Somos una especie de «mensaje en una botella», como los que los náufragos solían lanzar al mar. Solo se cumplía su objetivo cuando alguien encontraba la botella, extraía su mensaje y lo leía. Así que, gracias por venir regularmente al encuentro de esta botella flotante. Confío en que cada nuevo mensaje los lleve a descubrimientos extraordinarios.

Podemos afirmar que nuestra intención siempre será hacer de este blog un lugar de encuentro. Un espacio para que crezcamos como amigos, como familia, la familia Fincas de Turismo. Un legítimo afán por ser cada vez más (¡cuéntales a tus amigos para que también vengan a leer!). Pero, además, el interés es también ser cada vez mejores, crecer no solo en número, sino en calidad humana. Por eso, hoy quisiera hacer un llamado a la conciencia ambiental. No es mi intención concebir un panfleto ecológico emocional o alarmista. Uno de esos insidiosos anuncios que nos llevan a prometer mejorar nuestros hábitos y que olvidamos a las pocas horas. No, algo más sosegado, pero al tiempo más profundo.

Porque debemos considerar que la mayor parte de nuestra experiencia turística se condensa en el disfrute de la naturaleza. Con mucha frecuencia ese disfrute lo confundimos con aprovechamiento exagerado de los recursos naturales. Convengamos, nuestra cultura occidental (amparada en una interpretación amañada de algunos escritos sagrados) ha dejado al ser humano como amo. Amo y señor de un entorno natural que debe rendirle tributo, sustento, placer. Esta forma de pensar, el antropocentrismo, se ha quedado muy arraigada en el pensamiento general, desafortunadamente. Corriente de pensamiento que se ha mantenido vigente al margen del paso de tiempo y al peso de la evidencia.

¿Solo una despensa?

El utilitarismo de la naturaleza al servicio del ser humano es gran responsable de los abusos ecológicos de hoy. Se impuso la noción según la cual la naturaleza sólo es relevante en relación con la supervivencia humana. De ese modo, muchas especies cuya necesidad no era evidentemente, desaparecieron bajo el férreo pulso de la modernidad y el «progreso». Así, la naturaleza se convierte en apenas un recurso que garantice la satisfacción de la humanidad. Desde las necesidades básicas hasta los placeres y proyectos humanos son solventados directamente por la naturaleza. Por supuesto, no media para ello ningún tipo de juicio moral, el hombre está «designado divinamente» para usufructuar la naturaleza.

ecológico

 

Esta forma de pensar ha sido gran responsable de los desmanes que hoy tienen nuestro planeta en serios problemas ecológicos. Por más que parezca una posición retrógrada y fuera de lugar en nuestra época moderna, la verdad es que sobrevive. Rozagante, deberíamos agregar. Aunque creamos que las personas somos más conscientes de nuestra mutua dependencia con el ambiente, la realidad es otra. La lucidez que nos acompaña en materia ambiental en los últimos años todavía no modifica significativamente nuestros hábitos. Vale apuntar el mérito de aceptar la importancia que cada elemento de la naturaleza tiene de manera intrínseca. Sin embargo, a la hora de las decisiones, seguimos anclados a nuestro clásico antropocentrismo.

En una orilla opuesta (extrema, deberíamos decir) están algunas posiciones radicales de biocentrismo. El biocentrismo es la corriente de pensamiento que postula que la existencia de toda especie es valiosa por sí misma. Como parte de un entramado mayor, cada ser vivo es importante para dar equilibrio a su ambiente natural. En suma, todos los seres vivos hacen parte de la entidad mayor con vida que es el propio planeta tierra. La postura biocentrista no pone ningún énfasis en ninguna especia en particular para defender su existencia. Para este tipo de pensamiento, todo ser vivo es digno de respeto y cuidado.

Como apuntábamos al principio, hay posiciones biocentristas radicales que van más allá del respeto por la vida. Amparados en creencias metafísicas, afirman que cada ser posee un alma. De modo que respetar y cuidar la vida está en relación directa con una filosofía espiritualista de castigo y recompensa. Es de allí que surgen las ideas del «karma» o las «reencarnaciones», procesos derivados como consecuencia del comportamiento del individuo. Conservar, respetar y cuidar la vida le asegura a cada sujeto ir «ascendiendo» en su incesante viaje místico por el universo. Por esta razón, estas líneas de pensamiento son auspiciadoras de la «no violencia» en cualquiera de sus formas.

Tu aporte es importante

Podemos encontrar un balance sensato en tan disímiles posturas. Espero que lo hagamos. No se trata simplemente de ir por el mundo evitando hacerle daño a cada criatura (creamos o no en el «karma»). Ni tampoco desoyendo las advertencias que nos aseguran que nuestro mundo está enfrentando una profunda crisis ecológica. A menudo tendemos a pensar que nuestros esfuerzos por mantener un planeta más limpio, mejor cuidado y funcional son insuficientes. No estamos muy lejos de la realidad. Qué tanto impacto podría tener las acciones de una sola persona, después de todo. Sobre todo, si ponemos en perspectiva las principales causas de contaminación y daños ambientales a nivel global.

No necesitamos ser expertos para saber que la mayor contribución al desastre ecológico viene de las industrias. Que son sus desechos y residuos los que llenan de polución el aire y ensucian las fuentes hídricas. Que son ellas las que hacen de la deforestación una consecuencia lamentable de la extracción de materiales y ocupación del suelo. La constante construcción de vías y edificaciones sigue haciendo mella en la ya golpeada condición del planeta. Así que el interrogante sigue siendo válido, ¿hacen alguna diferencia las acciones individuales en un tema tan complejo? ¿Vale la pena generar cambios que contribuyan al bienestar del medio ambiente?

Aunque parezca un poco ingenuo de mi parte, mi respuesta es: ¡sí que vale la pena! Los pequeños esfuerzos que hagamos de forma individual son valiosos y harán un impacto real. No solo en el mejoramiento ecológico sino (y esto es algo que no podemos apreciar suficientemente) en nuestro propio entorno. El ejemplo que damos día a día y quizás silenciosamente, es de inestimable valor. En lugar de un activismo con tintes de superioridad moral, practiquemos un servicio ecológico sencillo y firme, constante. Alcemos la voz contra los atentados a la naturaleza con valentía, pero cuidemos nuestros propios hábitos con perseverancia.

alquiler de fincas

Cada 15 de julio

El 15 de julio es una buena fecha para evocar los grandes ideales ecológicos que no riñen con la modernidad. El Día Internacional de las Tecnologías Apropiadas nos recuerda que el cuidado del medio ambiente no está en pugna con el avance. Celebrado desde el año 2010, este día se propone que la implementación de la modernidad vaya de la mano con la responsabilidad ambiental. Los aspectos sociales, culturales, económicos y éticos de las comunidades no pueden ser vulnerados en nombre del desarrollo. Por eso, cuando visites una de nuestras alquiler de fincas, recuerda tu responsabilidad ecológica con el lugar que te acoge. Una vez más, ¡gracias por detenerte a leer el mensaje de esta botella lanzada al mar! ¡Hasta la próxima!

Por: Dagoberto Garzón Q.

@Dagho82

Referencia

  1. Día internacional de las tecnologías apropiadas

Daniela Baptista

Dejar Comentario